Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.
 

Blog

Borja

Un día en el Centro Geriátrico Borja

Es muy difícil describir, en pocas líneas, todo lo que pasa en un día en nuestro Centro Geriátrico Borja. El enfoque de nuestro trabajo, siguiendo el modelo de atención integral basada en la persona, buscando dar la mejor atención teniendo en cuenta los intereses y preferencias de cada persona, y contando con su participación activa, hace que haya muchas y variadas actividades.

En este artículo, Rosanna Buigues, la fisioterapeuta e Imma Soler, la psicóloga del Centro, nos invitan a conocer algunas de las actividades del día a día de las personas mayores a las que atendemos.

El día en el Centro Geriátrico Borja empieza temprano, sobre las siete y media de la mañana. A esa hora, empezamos a levantarnos. Algunas personas ayudadas por el equipo auxiliar y otras muchas, con autonomía propia, son capaces de levantarse solas.

Sobre las ocho de la mañana, ya se ve movimiento por los pasillos. Rosario, Vicenta, Lolín, Josefa y Merche forman corrillos y comentan cómo han pasado la noche y si se encuentran bien; preguntan qué actividades hay previstas para hoy y se organizan el día.

Mientras, podemos ver a Aroa realizando las curas de primera hora de la mañana, tanto en la enfermería como en las habitaciones pertinentes. Al mismo tiempo, Rosanna, la fisioterapeuta, empieza a hacer deambular a los más madrugadores y realiza movilizaciones pasivas conforme se van levantando. Es importante mantener la movilidad. También, nos encontramos a Nuria, trabajando la autonomía en las duchas y el aseo.

A las nueve ya está todo el mundo levantado y están cerca de la puerta del comedor, que abre a las nueve y media, para ser los primeros en entrar al desayuno.

Después, según sus preferencias, algunos, como Antonio, Francisco y Primitivo, salen al patio a tomar el sol; otros, como Fernando, Ramón, Vicente y Paco se quedan viendo la tele en el salón o en la habitación. También pueden participar en las distintas actividades organizadas por Inma, la psicóloga; Gemma, la técnica en animación sociocultural (TASOC); Nuria, la terapeuta ocupacional (TO); y Rosanna, la fisioterapeuta.

Por ejemplo, hoy tenemos a Ramón, Antonio y Joaquín en rehabilitación del afeitado con Nuria; Benita, Carmen y Josefa en estimulación cognitiva, con Inma; a Lolín, Merche y Antonio en rehabilitación física con Rosanna; y Paco, Ángel y Rosario, lectura de noticias con Gemma.
A media mañana, sobre las once el equipo auxiliar reparte agua a todos los usuarios, ya que la hidratación es muy importante.

Tras una mañana ajetreada, sobre la una menos cuarto, se abren los comedores para la comida. Todos los días se puede elegir entre dos menús, variados y equilibrados, según el gusto de cada persona. Siempre va bien terminar la comida con un café o una infusión. Por ello, el equipo auxiliar pasa preguntando a cada uno qué le apetece tomar.

Después de la comida, llega un tiempo de reposo, haciendo la siesta o viendo la tele en el salón o en la habitación.

Sobre las tres de la tarde, empezamos de nuevo las actividades. Una tarde normal te puedes encontrar con una partida de bingo, de domino, de cartas o de parchís. Liliya, Joaquín y Francisco cuidan y riegan las plantas de nuestro patio, mientra otros hacen manualidades, deambulaciones, etc. Las personas más tranquilas, como Ramón o Carmen, pueden escuchar música o participar en alguna lectura. Dependiendo de la tarde, se puede realizar gimnasia de grupo o estimulación cognitiva individual.

A las cuatro de la tarde se reparte la merienda. Siempre va bien algo de comer a media tarde.

A las siete y media se cena. Después, muchos residentes deciden irse a dormir, ayudados por el equipo auxiliar, y otros prefieren ver un rato la tele o quedarse charlando sobre cómo ha ido el día.

¿Y mañana? Pues será similar o, quizá, tengamos una salida al mercado o una excursión a algún pueblo de la zona, que venga la peluquera, que venga la podóloga o celebremos los cumpleaños del mes, alguna festividad o día especial.

No podemos despedirnos sin reconocer la labor del equipo de auxiliares, que es el pilar fundamental en la atención de las personas mayores, el equipo de limpieza, cocina, mantenimiento, técnicos, administración y dirección. Las personas que conforman estos equipos garantizan con su trabajo las mejores condiciones y el bienestar de las personas mayores a las que atendemos.